Adicción al Alcohol

Según los datos de la Substance Abuse and Mental Health Services Administration de los Estados Unidos el 6,2% de los estadounidenses mayores de 18 años tienen problemas vinculados con el alcoholismo. Lo primero que debes tener claro, es que no hay nada de lo que avergonzarse, pero también que hay que ponerle remedio. Para ello es necesario contar con la ayuda de expertos y profesionales.

Para muchos, el alcohol es una vía de escape de los problemas del día a día, hasta que se convierte en el principal problema de su vida. De repente, todo gira alrededor del próximo trago. No hay nada más importante y tu calidad de vida comienza a descender.

El principal afectado es el propio alcohólico, pero no debemos olvidar a los familiares de los adictos al alcohol. Son ellos los que sufren viendo como una persona a la que quieren se hace daño a sí misma y se va aislando socialmente. Los adictos al alcohol suelen desarrollar varios de estos comportamientos:

  • Conductas temerarias e irresponsables
  • Hostilidad, pudiendo llegar a desarrollar comportamientos violentos contra seres queridos
  • Celos
  • Inseguridad
  • Chantaje emocional

¿Quieres retomar el control de tu vida?
Ha llegado el momento de dejar el alcohol. No estás solo, ¡llámanos! (888) 615-7198

Y muchos otros trastornos de personalidad, aunque solo con los mencionados arriba es suficiente para convertir la vida de una persona inocente en un infierno.

En la mayoría de los casos, los adictos al alcohol comienzan a beber socialmente, solo cuando están acompañados y el contexto lo facilita. Con el tiempo, las excusas para beber se multiplican. se convierte en un hábito y, muy pronto, en una adicción.

La frustración cuando no se puede beber es muy grande y si no se identifica el problema, éste se agravará hasta límites insospechados. Por eso, es importante que los familiares y personas cercanas a los afectados sepan identificar la adicción al alcohol. Generalmente, el adicto al alcohol no va a ser capaz de reconocer su problema. en primer, lugar porque para ellos ha sido un proceso paulatino en el que no han notado grandes cambios. en segundo lugar, porque el efecto de satisfacción que genera el alcohol en nuestro cerebro es tan grande, que no están dispuestos a reconocer que les está generando problemas.

Identificar una adicción al alcohol es sencillo, pero cuando las cosas le ocurren a uno mismo o a una persona querida, la subjetividad puede cegarnos de una forma increíble.

Estar leyendo este texto es uno de los primeros indicios de que seguramente el caso que te preocupa requiera ayuda profesional. De todos modos, en la siguiente sección vamos a explicarte qué es el alcoholismo, para que puedas cerciorarte y comprobar tú mismo si estás viviendo o en riesgo de vivir este problema.

Si es así, no debes venirte abajo. saber que el problema existe es el primer paso para resolverlo, y nosotros estamos aquí para ayudarte.

¿Qué es el alcoholismo?

El alcoholismo es una enfermedad y debe ser tratada como tal. cada persona es un mundo, pero una persona que padece de alcoholismo, una vez que empieza a beber, no podrá parar hasta haberse emborrachado.

Es importante tener en cuenta que estar borracho no quiere decir terminar en el suelo o llamando la atención. hay personas que pueden mantener un aspecto relativamente normal a pesar de estar borrachos.

Sin embargo, esto no quiere decir que el problema no los afecte. de hecho, tolerar grandes cantidades de alcohol es un síntoma del alcoholismo. También lo es la ansiedad que sufre el alcohólico cuando no puede beber.

Incluso en aquellos casos en los que las borracheras, parezcan no afectar mucho al comportamiento del individuo, si no se pone un remedio, acabarán haciéndolo. La situación no va a mejorar por si sola, y es cuestión de tiempo sufrir un problema grave. puede ser de comportamiento (problemas legales, comportamientos violentos, etc.) o de salud (lesiones provocadas por caídas o accidentes, hospitalizaciones por problemas en el hígado u otros órganos, etc.).

Como es lógico, no es aconsejable llegar a esto para reconocer el problema. en muchos casos, una situación peligrosa supone un punto de inflexión y es cuando se toman medidas, pero puede que la misma conlleve consecuencias irreversibles. Oor otro lado, cuanto antes se ataje el problema, menores daños de salud se habrán provocado, y la rehabilitación será más sencilla.

Cómo sé si soy Alcohólico

Entre las personas que padecen un problema de alcoholismo se darán varias de estas situaciones:

  • No es capaz de estar más de una semana sin beber.
  • Antes de salir, bebe por si no tuviese la oportunidad de beber más tarde.
  • Ha tenido problemas en el trabajo o en casa debido a la bebida.
  • Bebe nada más despertarse.
  • Le molesta que otras personas le adviertan sobre los peligros del alcohol.

No es necesario que haya pasado por todas estas situaciones. Con una es suficiente para que salten las alarmas y desde luego con más de una es muy probable que padezca alcoholismo.

Otra situación común es que se sienta mal por no ser capaz de dejarlo. Sin embargo cuando esto pasa, seguramente ya sea consciente de su problema.

Tan pronto como se haga consciente de que es un adicto al alcohol, debe ponerse manos a la obra para curarse.

Ser un alcohólico no debe ser una razón para:

  • Sentirse culpable
  • Aislarse de los demás, especialmente su familia
  • Dejar sus obligaciones u otras aficiones

Igual que nadie dejaría abandonado a una persona que se ha roto una pierna, no hay razón para que el alcohólico se encierre en sí mismo. Pero para que este aislamiento no suceda, debe poner remedio al problema.

Para ello, puede contar con la ayuda de profesionales que han ayudado a cientos de personas como usted. Saben por lo que está pasando, saben cómo ponerle freno y saben cómo apoyarle para que lo consiga.

Cómo Dejar de Beber Alcohol

Como ya hemos dicho, el primer paso que deben dar los adictos al alcohol es reconocer su adicción. Por sencillo que pueda parecer desde fuera, es un paso difícil.

Si ya lo has dado, tienes que tener en cuenta que cada persona es un mundo. por tanto, es conveniente que consultes con un especialista que pueda ayudarte teniendo en cuenta tus características personales y situación.

En general, dejar el alcohol supone tres pasos adicionales después del reconocimiento del problema:

  • Desintoxicación
  • Rehabilitación
  • Mantenimiento

Cada fase se centra en problemas diferentes. Contar con la experiencia de expertos, te ayudará a superarlos todos con éxito.

Dependiendo de lo grave que sea el problema, se podrá optar por acudir a un centro de internado o llevar a cabo el proceso manteniendo la rutina diaria del paciente. Para ello, es necesaria la evaluación de un profesional. Esta persona te escuchará y, teniendo en cuenta tus preferencias y el estado de avance de la adicción al alcohol, te aconsejará la mejor decisión.

En lo que respecta a la desintoxicación y rehabilitación llevadas a cabo en un internado, se suelen contemplar tres opciones temporales: uno, dos o tres meses. En realidad, cuanto más largo es este proceso de más probabilidades de éxito tiene. De nuevo, la decisión sobre el tiempo que debe durar el internado, será una decisión a tomar según tus características individuales.

Desintoxicación y Rehabilitación

La ayuda profesional es especialmente importante en esta fase, porque será cuando el paciente sufra el síndrome de abstinencia. Dicho de otro modo, es cuando el individuo sufrirá ansiedad, malestar y otros síntomas físicos debido a que su cuerpo le estará demandando su dosis acostumbrada de alcohol.

Los profesionales sanitarios, saben cómo reducir todos estos síntomas y podrán proporcionarle ayuda y, si es necesario, medicación para que no sufra innecesariamente. Como es lógico, la evaluación médica es necesaria para poder decidir sobre que medicamentos puede tomar, de forma segura, y en qué cantidad debe hacerlo para que  sean efectivos. En estos casos, las recomendaciones de amigos y familiares, aunque sean bien intencionadas, no son aceptables, ya que los medicamentos siempre deben se prescritos por un médico.

En los casos en los que no es necesario el internado, el paciente podrá acudir al centro para el tratamiento del alcoholismo y continuar con su vida diaria. Generalmente, se opta por esta opción cuando el problema con la bebida no es demasiado severo y el paciente vive con su familia. Especialmente en la etapa de desintoxicación, si el paciente vive solo, suele ser poco aconsejable. El apoyo de otras personas puede ser muy efectivo para superar el síndrome de abstinencia.

Mantenimiento

Tras haber hecho el esfuerzo de desintoxicarse y dejar de beber, recaer en la bebida es un problema muy común. Por ello, siempre se debe llevar a cabo una rutina de mantenimiento que mantenga alerta al paciente. En este sentido, lo más efectivo son los grupos de apoyo. Los seres humanos somos sociales y contar con la ayuda y comprensión de otras personas, tiene un potencial inimaginable.

El segundo factor clave en esta fase es la educación, no solo del paciente, sino también de sus familiares. Conocer cómo funciona la adicción, qué situaciones pueden conllevar un riesgo de recaída y qué implica ser un adicto al alcohol en la vida en sociedad, ayudará a todos a normalizar la situación y saber reaccionar en momentos de riesgo como invitaciones o compromisos sociales.

Consecuencias del Alcoholismo

La adicción al alcohol conlleva graves consecuencias tanto físicas como sociales. Cada individuo es diferente y, por ello, cada persona experimentará estás consecuencias de una forma más o menos intensa. En todo caso, lo que es seguro es que los adictos al alcohol que no traten su problema, siempre terminarán experimentando varios de estos problemas que además, irán empeorando con el tiempo.

Consecuencias Físicas que Sufren Los Adictos al Alcohol

  • Daños en el hígado:

    El alcohol se disuelve en el agua, lo que significa que recorre todo tu cuerpo afectando a la mayoría de tus órganos en mayor o menor medida. Uno de los principales damnificados es el hígado. Un consumo excesivo de alcohol, te ocasionará sufrir de hígado graso, un problema que con el tiempo derivará en una cirrosis alcohólica. Las complicaciones que ocasiona una cirrosis son muy serias y ponen en peligro la vida del paciente. Además, es una enfermedad crónica que no se puede curar.

  • Cerebro

    Las consecuencias del alcohol en el cerebro son obvias pues pueden verse en cualquier borrachera. Lo que muchos alcohólicos no saben es que los daños pueden llegar a ser irreversibles. Estamos hablando de: pérdida de memoria, problemas de equilibrio y desequilibrios emocionales.

  • Corazón

    Consumir alcohol te pone en riesgo de padecer hipertensión que a su vez puede derivar en distintos problemas cardiacos que van desde infartos hasta miocardiopatía dilatata que supone una insuficiencia cardiaca debido a que el corazón pierde fuerza en su función de bombeo.

  • Páncreas

    Otra de las consecuencias de la adicción al alcohol son los daños en el páncreas que pueden terminar en una pancreatitis. También se aumenta el riesgo de sufrir cáncer de páncreas.

Como se puede observar, los efectos del alcohol en el cuerpo humano son devastadores. A esto se le añade que los problemas no aparecen aislados. Todos estos problemas ponen en peligro la vida del paciente y combinados entre sí aumentan las posibilidades de ser fatales.

Consecuencias Sociales de la Adicción al Alcohol

A los problemas anteriormente mencionados, se le añaden otros como:

  • Desarrollo de comportamiento violentos
  • Discurso incongruente e ininteligible
  • Chantaje emocional
  • Celos e inseguridad
  • Ansiedad
  • Comportamientos inadecuados
  • Pérdidas de memoria

Al igual que ocurre con los problemas físicos, los problemas sociales no vienen solos. Una persona alcohólica, combina varios comportamientos socialmente inaceptables lo que genera en primer lugar un aislamiento por parte de la sociedad en general y un gran sufrimiento ocasionado a los familiares y amigos más cercanos. Posteriormente, cuando los seres queridos se vean superados por la situación, el aislamiento puede ser total.

Además, convivir con un alcohólico también conlleva riesgo de aislamiento social para los familiares que se mantengan al lado del enfermo.

Por todo esto, ahora es el momento de afrontar el problema y ponerle remedio. Si tú o un ser querido está viviendo esta situación, no esperes más. ¡Llámanos!