Abstinencia Alcohólica

¿Quieres dejar el alcohol y te preguntas cómo va a ser la abstinencia alcohólica? ¿Quieres saber más sobre los síntomas del síndrome de abstinencia? En esta página vamos a informarte sobre ello.

Los problemas asociados al alcoholismo pueden llegar a ser gravísimos y, cuando no se trata la enfermedad, pueden terminar ocasionando un cuadro clínico mortal. Entre los problemas más graves destacan:

  • Cirrosis
  • Hipertensión
  • Daño cerebral
  • Aislamiento social
  • Comportamiento violento

Sin embargo, esto no es todo, puedes informarte de las complicaciones de la adicción al alcohol aquí.

No importa cuánto tiempo lleves bebiendo. Si crees que tienes un problema de adicción al alcohol, o sospechas o estás seguro de que lo tiene algún familiar o ser querido, ahora es el momento de empezar a poner remedios para librarse de esta enfermedad.

Esperar con la ilusión de que el problema vaya remitiendo por sí solo, únicamente contribuirá a que se prolongue la adicción e incrementará las probabilidades de sufrir secuelas permanentes. En muchos casos los pacientes no dan el paso hasta que sufren un problema de salud grave. Lamentablemente, cada año alguno de ellos no es capaz de recuperarse de dicho problema y no tiene la oportunidad de tratar de dejarlo.

Síntomas del alcoholismo

Síntomas del alcoholismo – si no estás seguro de si estás ante un caso de adicción al alcohol, comprueba si tienes que contestar afirmativamente a más de dos de estas preguntas:

  1. Cuando bebes no puedes parar hasta que te emborrachas
  2. Has intentado dejarlo, pero siempre vuelves a beber
  3. No eres capaz de pasar 7 días sin beber
  4. Bebes con el único motivo de que quizá no puedas beber más tarde
  5. Bebes cuando estás solo
  6. Alguien te ha insinuado que quizá tengas un problema de alcoholismo

El proceso no es fácil y debe hacerse contando con seguimiento médico profesional para evitar los riesgos que te explicamos a continuación.

Si bien es absolutamente necesario que un paciente deje de beber alcohol, para poder volver a tener una vida normal y dejar de dañar su salud, dejar de beber de forma impulsiva y sin asesoramiento profesional puede causar graves problemas de salud.

El problema no es que dejar de beber sea poco saludable, sino que el cuerpo del adicto está tan acostumbrado a los efectos del alcohol, que cuando se comienza una etapa de abstinencia alcohólica, sufrirá importantes síntomas derivados del llamado síndrome de abstinencia. En otras palabras, el cuerpo se queja de no recibir las sustancias que, aunque le hacen cada vez más daño, está acostumbrado a recibir.

En la siguiente sección te informamos con detalle sobre los mismos, pero no debes tener miedo. Con el apoyo de profesionales el síndrome de abstinencia se puede llevar perfectamente. Además, ten por seguro que no es solo algo que debes hacer, sino que una vez hayas superado este problema, disfrutarás mucho más de la vida:

  • Con una mayor seguridad en ti mismo, pues te habrás demostrado de lo que eres capaz
  • Teniendo una consciencia plena de lo que haces
  • Disfrutando de la compañía de tus seres queridos y haciéndoles disfrutar, como hace tiempo que no has podido hacer debido a la nociva influencia del alcohol.

Por todo esto, estamos seguros de que la abstinencia alcohólica, no es solo lo mejor que te podría pasar, sino también tu futuro. Así que adelante, da el primer paso, llámanos, y déjanos acompañarte en el resto del camino.

Peligros de dejar el alcohol, efectos secundarios y síndrome de abstinencia

La mayoría de nosotros vemos el alcohol como una sustancia que no puede ser tan dañina, ya que es legal y casi todo el mundo bebe, aunque sea poco. De hecho, según la última encuesta National Survey on Drug Use and Health (NSDUH) más del 86% de los estadounidenses han bebido al menos una vez en la vida. Esto ocurre, porque incluso aquellos que optan voluntariamente por no beber, se ven forzados socialmente a hacer en alguna ocasión.

Sin embargo, en este caso la sociedad está muy equivocada. Las propiedades adictivas del alcohol son muy potentes, especialmente cuando la adicción ha llegado a un estado avanzado.

Si has tomado la determinación de volver a tomar las riendas de tu vida y comenzar una nueva vida de abstinencia alcohólica, debes saber que no va a ser fácil, pero precisamente por eso estamos aquí para ayudarte.

Aunque cada caso individual sea diferente, así suele ser el proceso:

Tras 6 u 8 horas después del último trago, el adicto al alcohol comienza a sentir los primeros síntomas. Es el momento en el que el cuerpo empieza a demandar su próxima dosis. Entre los problemas que más comúnmente aparecen primero tenemos:

  • Ansiedad
  • Nauseas
  • Dolor abdominal
  • Irritabilidad
  • Sudoración
  • Temblores
  • Depresión
  • Fatiga

Lamentablemente, el cuerpo está acostumbrado a que el adicto le de lo que le pide de forma casi inmediata. Si no bebe, el alcohólico se irá sintiendo peor hasta llegar al momento crítico que son las 24 – 72 horas después del último trago. El día después será especialmente duro y en él se puede experimentar:

  • Subida de la tensión arterial
  • Fiebre
  • Taquicardia
  • Presión en el pecho
  • Una gran confusión
  • Tensión muscular
  • Dolor de cabeza

Esta etapa puede llegar a poner en peligro la salud del paciente y, por ello, se requiere de asistencia médica. En primer lugar, porque no hay por qué sufrir innecesariamente y los médicos pueden recetar medicación para atenuar o eliminar los síntomas. En segundo lugar, porque tanto la tensión arterial, como la fiebre y las taquicardias, deben ser monitorizadas y controladas.

Si el paciente continúa sin medicarse ni controlar los síntomas, a partir del tercer día puede experimentar:

  • Alucinaciones
  • Convulsiones
  • Delirios

Los problemas más graves de la abstinencia del alcohol se conocen como delirium tremens, y son famosos por su mortalidad. De hecho, en algunos casos especialmente severos puede incluso causar un derrame cerebral o un ataque cardiaco. Como es lógico en esta fase el seguimiento médico es también importantísimo para garantizar la seguridad y salud del paciente.

El tratamiento médico puede ayudar a reducir o incluso eliminar los temblores, ansiedad, subida de temperatura e hipertensión. Como decíamos cada caso puede ser diferente, por lo que es difícil asegurar que los efectos del síndrome de abstinencia se vayan a eliminar totalmente, pero si se toma la medicación antes de que estos hayan avanzado mucho en su evolución, se reducirán enormemente las probabilidades de sufrir los más peligrosos y todo estará bajo control.

En general el cuadro empeora en función del nivel de alcoholismo del paciente. Algunos factores que influyen en la intensidad del síndrome de abstinencia son:

  • Cuánto tiempo lleva bebiendo
  • Qué cantidad bebe habitualmente
  • Condiciones psicológicas
  • Otras enfermedades

Por lo general, cuando el paciente ha tratado de dejar de beber en varias ocasiones por su cuenta, los efectos secundarios de la abstinencia del alcohol serán cada vez más fuertes. En los casos en los que el paciente deja otras drogas junto al alcohol, los síntomas pueden agravarse.

Después de una semana sin beber, el cuerpo se habrá adaptado a su nueva condición y los síntomas habrán desaparecido o estarán remitiendo paulatinamente hasta que lo hagan.

Etapas en la recuperación del alcoholismo

Rehabilitarse de una adicción al alcohol es un proceso que dura toda la vida. Para tener éxito, lo mejor es seguir un procedimiento sistemático, validado por profesionales médicos y con experiencia con pacientes alcohólicos.

Podemos dividir el proceso en cuatro etapas.

La primera de ellas es la etapa de desintoxicación. En esta etapa ocurre todo lo descrito más arriba, porque el objetivo es dejar de beber y que el cuerpo del paciente vuelva a ser capaz de funcionar sin alcohol. Por tanto, es el momento en que el paciente deja de beber físicamente y sufre la abstinencia alcohólica. Es una etapa que dura más o menos una semana y está marcada por el síndrome de abstinencia y sus complicaciones.

Dependiendo de la severidad de la adicción al alcohol del paciente, se le puede recomendar ingresar en un hospital o centro de rehabilitación o simplemente seguir con su vida, pero tomando ciertas medicinas que controlen los síntomas de la abstinencia. La medicación será necesaria en ambos casos, pero si se prevé que puede haber mayores complicaciones se suele optar por el internamiento, donde el control de la salud del paciente es total. Si bien puede ser más caro y quizá incómodo para la rutina del adicto, hay que tener en cuenta que se está invirtiendo en seguridad.

Tras haber superado la etapa de desintoxicación se entra en la de rehabilitación, donde psicólogos y otros profesionales enseñan al paciente trucos para no recaer. Uno de los principales problemas que tienen los alcohólicos es que tras haber superado el proceso de desintoxicación, la vida en sociedad les lleva a volver a beber. Por eso, es fundamental que aprendan a defenderse de la tentación. Esto se hace aprendiendo métodos para reducir las ganas de beber cuando estas aparecen y trucos para rechazar las invitaciones, que pueden llegar a ser muy insistentes, para que echen un trago.

Hay que tener en cuenta que el adicto al alcohol ha estado una buena temporada llevando una vida que ha girado totalmente alrededor de la bebida, por lo que si vuelve a su rutina todo, desde las amistades hasta los lugares que frecuentaba, lo incitará a volver a beber.

Por eso en la rehabilitación del alcohol, son tan importantes los factores físicos como los psicológicos. Incluso con los factores físicos del síndrome de abstinencia superados, el paciente puede verse tentado a cometer un suicidio o sufrir algún otro trastorno mental. El tratamiento médico, evitará estos problemas.

La última etapa es la de mantenimiento. Una vez que el paciente vuelve a llevar una vida normal, es recomendable que periódicamente refuerce sus defensas contra el alcohol y las recaídas. La forma más efectiva de hacer esto, es acudir a reuniones con otros adictos rehabilitados, ya que está demostrado que el apoyo social y el hablar de ello es tremendamente útil y valioso.

Cómo puede ayudarte un centro a superar la abstinencia del alcohol

Por tanto, contar con ayuda profesional para superar la adicción al alcohol es altamente recomendable. Una de las primeras y más importantes ayudas que pueden ofrecerte es darte la seguridad de saber por qué etapas vas a pasar. Los profesionales saben cómo reacciona tu cuerpo y tú, al informarte, sabrás que lo que estás pasando es normal y está controlado.

Por supuesto, un buen profesional no va a dejarte sufrir los riesgos de los síntomas explicados arriba. Teniendo en cuenta tu historial médico, estado de salud, nivel de adicción y muchos otros factores, podrán recetarte las medicinas adecuadas para apoyar a tu cuerpo en la lucha contra la intoxicación del alcohol. Para ellos se pueden usar medicinas como disulfiram, acamprosato, benzodiazepinas o naltrexona, aunque en todo caso es algo que debe analizar un médico tras conocer tus condicionantes.

Además del tratamiento médico, acudiendo a un centro aprenderás a vivir sin alcohol. Te mostrarán alternativas saludables y, lo más importante, aprenderás que puedes ser feliz sin beber.

También te ayudarán a planificar tu nueva vida, haciendo planes importantes tanto para el ámbito laboral como personal, y diseñar un modo de hacerlos realidad. Los centros también apoyan a las familias de los adictos y les dan formación para que sepan convivir con la adicción, así como para apoyar al enfermo una vez que haya sido rehabilitado.

Entre las consecuencias del alcoholismo están la pérdida de autoestima, el no saber cómo relacionarse ni expresar emociones. En consecuencia, en un centro de rehabilitación aprenderás, mediante terapias cognitivo-conductuales, cómo funciona tu cerebro y a gestionar los momentos de tentación para que tu cuerpo sufra lo menos posible y puedas superarlos.

En la mayoría de los casos, los alcohólicos también tienen problemas de nutrición. Durante la rehabilitación, aprenderás a llevar una dieta equilibrada que le dé a tu cuerpo todo lo que necesita para vivir de forma saludable.

En definitiva, en un centro recibirás un enfoque holístico que no se limita a las sensaciones físicas, sino que también mejora tu moral y seguridad en ti mismo, así como todo lo que afecta a tus relaciones personales. Ten en cuenta que, en un centro, no solo te apoyan durante la desintoxicación y rehabilitación, sino que, si quieres, también lo hacen en la etapa de mantenimiento.

Como decíamos, un alcohólico nunca dejará de serlo y, por ello, siempre debe estar alerta. Pero esto no quiere decir que no pueda llevar una vida plenamente satisfactoria. De hecho, tras dejar de beber, los pacientes siempre disfrutan mucho más de la vida y muy especialmente de las relaciones, ahora más sanas y constructivas, con amigos y seres queridos.

Si quieres leer más sobre la rehabilitación del alcoholismo visita esta página.